El duelo es un proceso que puede vivirse de manera activa y, sobre todo, colaborativa. Recorrer este camino en compañía es garantía de empatía, comprensión y escucha, de tener un apoyo emocional al que acudir en los momentos complicados y de poder disfrutar de la presencia de alguien que comprende la delicadeza de la situación y la comparte con nosotros. Desde Grupo ASV Servicios Funerarios consideramos que esa compañía podía no quedarse en casa o en la esfera estrictamente privada. Más allá de las terapias grupales y otros encuentros organizados por la empresa, este 17 de mayo se ha vivido en el alicantino tanatorio La Siempreviva un acto de homenaje con el que vivir el duelo celebrando la vida.

Alrededor de cincuenta personas se sumaron a una noche en la que hubo música, textos, poemas y cuentos: distintos formatos con los que expresar un sentimiento común, que se materializó en el árbol del recuerdo, una pieza central con la que reivindicar la importancia de la memoria y que, una vez más, contó con una gran acogida por parte de las familias.

Hubo lugar para un simbólico y emotivo encendido de velas, para que las personas asistentes pudieran colgar del árbol mensajes con sus sentimientos y recuerdos y para ser también receptores de un obsequio: una maceta con semillas cargada de significado para redondear un acto con el que tratar de convertir el dolor en fortaleza futura por medio del recuerdo a los que ya no están.

Además, y para incidir en esa positiva cercanía, acto seguido se organizó un vino de honor. Un brindis en el que departir y poner en común recuerdos y emociones, pero también un sentido brindis en honor a las personas homenajeadas, también presentes de forma simbólica en el acto llevado a cabo en el tanatorio La Siempreviva.

Sentimiento sobre el escenario

La importancia de la conciencia, los sentimientos, los vínculos emocionales y los recuerdos puede aprenderse desde tiernas edades. Además de poder hacerlo con recursos como libros, películas o manuales, el teatro es ideal para trasladar mensajes mientras se cuentan historias.

El próximo 22 de mayo en Alzira (Valencia) y el 24 en Almería, los escenarios acogerán la representación de ‘Yo también soy Peter Pan’, un espectáculo ideal para que niños de a partir de seis años disfruten con sus familias de una historia de gran carga emocional, con actores, música, títeres y canciones.

La representación contará la historia de Emily, Teo y Nico, que se reúnen en casa de su abuela tras su fallecimiento para, antes de la llegada de los compradores del ya deshabitado inmueble, recoger algunos objetos. Pero lo que podían parecer trastos inservibles se descubren como tarros llenos de recuerdos que, ocultos bajo una fina capa de polvo, pueden narrar la infancia de los tres hermanos.

Será una gran ocasión para mostrar a los más pequeños de la casa el valor de los recuerdos, de las relaciones emocionales y de los vínculos que se crean entre personas que se quieren. Diversión y aprendizaje a partes iguales para que, desde bien pequeños, los niños comiencen a comprender el significado y la trascendencia de realidades que se encontrarán a lo largo de sus vidas.

Las entradas para estas funciones, que son gratuitas, pueden solicitarse a Grupo ASV Servicios Funerarios. El acceso solo podrá realizarse con entrada. Así, ya fuese en el acto organizado en el tanatorio La Siempreviva o en alguna de las citas con el teatro, las familias podrán ensalzar el valor de la memoria y la importancia de los recuerdos.

Los lectores han llegado a este artículo:

Pin It on Pinterest

Share This