Protección de datos

En el caso español, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) sostiene que no es aplicable la legislación de Protección de Datos a las Personas fallecidas.24

Según la legislación, los derechos de acceso rectificación y cancelación a los datos personales son derechos personalísimos que únicamente pueden ser ejercitados directamente por el propio afectado. En consecuencia, los datos de las personas fallecidas no entran dentro del amparo de la LOPD ni de los reglamentos que la desarrollan.

No obstante, la AEPD admite que los familiares de los fallecidos ejerciten el derecho de acceso a alguna información como su historial clínico. También se admite que también que las personas vinculadas familiarmente al fallecido pueden notificar al responsable de un fichero o base de datos el fallecimiento con la finalidad de perseguir la cancelación de los datos de aquel del fichero, sin que ello suponga un posterior derecho a ser tutelado por la AEPD.