La muerte en otras culturas

6Los orígenes de la práctica de rituales funerarios nos lleva hasta la época de los neandertales. Para ellos, la muerte no era el fin de la existencia humana, sino un cambio del mundo terrenal a otro espiritual.

También se cree que las ofrendas a las personas fallecidas comenzó a gestarse en China o Egipto, continuándolas los árabes allá por el siglo VIII. Más tarde, el arte de ofrendar a los muertos fue importado por los moros de la Península Ibérica. En general la muerte en otras culturas también está y ha estado presente a lo largo del tiempo.

Ritos Funerarios

Los rituales y costumbres funerarias tienen que ver no sólo con la preparación y despedida del ser querido, sino también con la satisfacción de los familiares y la permanencia del espíritu del fallecido entre ellos. Éstos rituales son bastante diversos en todo el mundo y a través de todas las épocas.

Hay que tener en cuenta que la celebración de los rituales funerarios está condicionada por el tipo de creencias religiosas y sus sentido sobre la muerte. Así, podemos encontrar ritos como lo que se practican en velatorios, los enterramientos, las incineraciones, las momificaciones, las cremaciones, la realización de monumentos, los sacrificios, etc.

El ser humano es la única especie sobre la Tierra que entierra a sus difuntos. Además, en todas las sociedades han existido creencias sobre almas, espíritus y vida después de la muerte. Los ritos funerarios son las prácticas relacionadas con la muerte y el entretenimiento de una persona, específicas en nuestra especie.

El ser humano es la única especie sobre la Tierra que entierra a sus difuntos. Además, en todas las sociedades han existido creencias sobre almas, espíritus y vida después de la muerte.

Estas prácticas implican importantes funciones psicológicas, sociológicas y simbólicas para los miembros de una colectividad. Así, el estudio del tratamiento que se dispensa a los muertos en cada cultura proporciona una mejor comprensión de su vida, de la muerte y de la propia naturaleza humana, que puede agruparse según el sentido que cada comunidad le da a la muerte.

Por ejemplo, en las sociedades que creen que con el cuerpo se pierde una parte esencial de la persona, se realizan momificaciones de los cadáveres, se inhuman los cuerpos, se llenan las tumbas de objetos personales, alimentos y ofrendas para ayudar al alma en un viaje hacia otra vida… este tipo de rituales suele ser practicado por hebreos, judíos, árabes, cristianos, egipcios…

Por otro lado, budistas o hindúes utilizan técnicas como la cremación, porque están convencidos de que el alma es anterior a nuestra vida en este mundo y sobrevive, se reencarna tras la muerte.

Para los hindúes el cuerpo no tiene ninguna importancia, a diferencia del alma de que debe liberarse, pues de lo contrario no se producirá la reencarnación. Por ese motivo se suelen incinerar los cadáveres, esparciendo las cenizas en las aguas del río sagrado.

Grecia

Normalmente, los griegos celebraban estos rituales sagrados en la ciudad natal, y los descendientes del fallecido, o en sus caso los parientes, tenían la obligación de afrontar los gastos funerarios. Por su parte, las mujeres de la familia se encargaban de bañar el cuerpo, untarlo con aceite, y envolverlo con un sudario dejando el rostro libre, adornándolo con coronas y joyas. Para finalizar, y como superstición, seguían un ritual de origen mitológico, puesto que colocaban en la boca del difunto una moneda.

Un día después del fallecimiento, con el cadáver ya preparado, se exponía en la casa del difunto o de un allegado con los pies siempre dirigidos hacia la puerta, donde se velaba uno o dos días. Al velatorio acudían las mujeres, que lo hacían vestidas de negro, con el pelo recogido y lamentándose de la perdida en voz alta.

En la puerta de la casa se colocaba un vaso de agua traído de una casa vecina, ya que la del propio hogar se consideraba que estaba contaminada en esos momentos

En la puerta de la casa se colocaba un vaso de agua traído de una casa vecina, ya que la del propio hogar se consideraba que estaba contaminada en esos momentos. Esta agua servía para indicar a las personas que allí había un fallecido, y para rociar a aquellas que salían del velatorio con el fin de purificarlas.

Al tercer día se sacaba en procesión al fallecido hasta el lugar de sepultura, transportando en su propio lecho de muerte. Una vez allí, se procedía a la inhumación del cadáver o bien se guardaban las cenizas en una vasija.

Después del entierro, los participantes se lavaban el cuerpo para purificarse y celebraban el banquete. Al día siguiente la casa también se lavaba con agua de mar para purificarla. El lugar del entierro se señalaba con un elemento que sobresaliera del suelo, ya fuera un montón de tierra, una construcción de piedra… Cuando el finado era de clase alta, en su tumba se levantaban hermosos monumentos funerarios. Un componente característico de este ritual era el epitafio, un pequeño poema que informaba al transeúnte sobre la personalidad del difunto.

La inhumación ha sido la práctica más habitual y predominante desde el siglo VIII a. C.

Roma

En el Imperio Romano, la relación con el difunto era de respeto y de mucho temor, puesto que a la persona que acababa de fallecer se le tenía miedo. Pensaban que tras morir se acaba todo y que la única manea de pervivir, de logar la inmortalidad, era la de permanecer en la memoria de los seres humanos.

Al fallecer, los familiares y allegados van en fila despidiéndose y pronunciando su nombre. Las mujeres gritan y se lamentan en voz alta, mientras los varones reprimen sus emociones. El proceso de preparación del cuerpo para los ritos funerarios era muy parecido al que se realizaba en Grecia: se bañaba el cuerpo, se afeitaba y se perfumaba, se cubría con la mortaja, y se trasladaba al atrium, patio central de la casa, decorado con flores y lámparas. Al final de esta exposición, que podía durar varios días, se colocaba una moneda debajo de la lengua del fallecido, tal como lo hacían los griegos.

Al final de esta exposición en el Imperio Romano, que podía durar varios días, se colocaba una moneda debajo de la lengua del fallecido, tal como lo hacían los griegos.

Después se organizaba una comitiva fúnebre, denominada pompa fúnebre, acompañada por flautas y trompetas. El difunto se colocaba en una especie de camilla, seguido de sus familiares, clientes, conocidos… A continuación se practicaba la incineración, más accesible para las clases altas, o a la inhumación, que se convertiría en el procedimiento único con la llegada del cristianismo.

Tanto en Roma como en Grecia los cementerios se situaban en la periferia de las ciudades.

La Tradición Africana

En África, la culpa de la muerte de una persona siempre es de otro ser humano que, intencionadamente o no, le habría hecho un sortilegio, o de un genio o antepasado, enojado por los rituales mal practicados o por las infracciones cometidas en la vida.

Mientras se mantiene al cadáver de pie, con el objetivo de restablecer el orden natural de las cosas y evitar la venganza o el castigo inflingido al grupo, el funeral comienza por la consulta, preguntándole al fallecido ¿quién te mató?, ¿desobedeciste a los dioses?, ¿transgrediste una norma?, ¿es un hombre quien te mató?… El cadáver contesta afirmativamente adelantándose, y retrocede para decir no. A veces, incluso, es paseado por los campos mientras es cuestionado.

Las oraciones, cantos y bailes sirven para apaciguar a los ancestros y frenar el afán de venganza de los espíritus. Las oraciones son también una forma de homenaje al desaparecido. Los visitantes del más allá son numerosos, vienen de lejos, y no se puede proceder a la inhumación del cadáver antes del último homenaje.

Se realiza la conservación del cuerpo a través de su secado y de la evacuación de líquidos. Mientras, los sacrificios de pollos, ovejas y cabras son múltiples, ofreciéndose al desaparecido y también a los antepasados y espíritus. La muerte de estos animales les sirve de alimento para los allí presentes.

En este tipo de rituales la inhumación puede tardar en llegar al menos dos o tres semanas. Durante ese periodo el cuerpo no puede quedarse solo.

El alma del fallecido pasea por el lugar y es importante recordarle que pertenece al grupo, que una vez finalizado el funeral, tiene el deber de protegerle.

Cuando se inhuma el cuerpo, éste lo hace acompañado por animales sacrificados para su trayecto al otro mundo. Tradicionalmente, si quien moría era un jefe, le acompañaban otros hombres, vivos o muertes, a menudo esclavos, para formar la cohorte real y evitarle su soledad. Después de la inhumación, la casa del fallecido se destruye, porque supone un peligro para los vivos.

La Religión Popular China

Es habitual que la familia transporte el féretro al menos en una parte del recorrido hacia la tumba. Algunas personas prefieren enterrar a sus seres queridos cerca de alguna corriente de agua.

En el velatorio, a veces, se queman algunos papeles que representan los bienes materiales que la persona difunta disfrutará en la próxima vida.